+52 (55) 3473 5171 contacto@spot-itpro.com

 21 Vistas totales,  1 Vistas hoy

Eloísa Cadenas detectó una estafa al invertir en criptomonedas. Se dio cuenta cuando depositó 200 pesos y a los pocos días el sitio al que había hecho la transferencia desapareció.

“Ellos ofrecían comprar DIEM con 20% de descuento”, dice. DIEM es el nombre de la criptomoneda creada por una asociación de tecnológicas entre las que destaca Meta (antes Facebook).

“Yo conocía perfectamente esa posibilidad. De hecho la exploración era para conocer si era real. Y al final me di cuenta de que no era así, pero asumí el riesgo”, dice Cadenas, directora de la firma consultora CryptoFintech que frecuentemente detecta y documenta casos como este.

La cartera digital (wallet) a la que ella hizo la transferencia logró captar 0.21 bitcoins, lo que actualmente equivale a 9,000 dólares. Esa información puede conocerse gracias a la tecnología de las criptomonedas llamada blockchain, explica. “Seguramente todas las transferencias que les realizaron son de gente que fue estafada”, dice.

Para muchas personas, invertir en criptoactivos suena atractivo. Tan sólo durante el año pasado bitcoin, la criptomoneda más conocida a nivel mundial, tuvo un alza en su valor de 62% al pasar de 29,300 dólares el 31 de diciembre del 2020 a 47,600 dólares al 31 de diciembre del 2021, de acuerdo con cifras de CoinMarketCap.

Eso supera con creces el desempeño del índice S&P IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (que integra a las 35 empresas más importantes de la bolsa) que en el mismo periodo tuvo un alza de 20% al pasar de 44,066 unidades a 53,200.

También deja muy atrás a otros instrumentos de menor riesgo como los cetes que hace un año pagaban una tasa nominal anual de 4.29%, de acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico).

Como consecuencia del boom que tuvieron las criptomonedas, Bitso, una de las plataformas mexicanas que permiten adquirir estos activos, captó 3.6 millones de usuarios del 2014 a la fecha en México, Argentina y Brasil. México aporta 70% de todas esas cuentas, de acuerdo con la compañía.

Si usted es de los que quiere entrar a las inversiones en criptomonedas es esencial que conozca los riesgos asociados y algunas medidas para minimizarlos, sugiere Cipactli Jiménez, inversionista privado y experto en criptomonedas.

La regulación mexicana

Alimentos o cómics son algunos de los bienes que se pueden adquirir con criptomonedas, pues algunas empresas han decidido aceptar estos activos digitales como medios de pago.

Sin embargo, ni bitcoin ni ningún otro activo digital es moneda de curso legal en México y por ello, las instituciones reguladas del sistema financiero mexicano no están autorizadas para efectuar operaciones con este tipo de instrumentos con el público en general.

Pero esto no quiere decir que la actividad de compraventa esté prohibida, pues existen plataformas serias que permiten intercambiar este tipo de activos y que –a raíz de la implementación de la Ley Fintech– están reguladas para efectos de prevención de lavado de dinero, lo que quiere decir que tienen la supervisión de la autoridad en esta materia.

Pero en la cancha de la protección al usuario todavía hay mucho camino por recorrer. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) dice que carece de facultades y herramientas para poder actuar en los casos relacionados con la compraventa de criptomonedas.

“Esta Comisión sólo recibe reclamaciones de instituciones debidamente registradas ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y Condusef, mismas que no contemplan transacciones con criptomonedas”, dijo la institución a solicitud de El Economista.

La semana pasada el gobierno federal a través de su cuenta de twitter, reveló que Banxico tendrá en circulación su propia moneda digital en el 2024.

Ver fuente: el Economista