Santiago Nieto Castillo, el especialista en temas electorales y de combate a la corrupción, vuelve a la polémica tras su renuncia a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, luego su cuestionada boda con la consejera del INE, Carla Humphrey, en Antigua, Guatemala, el fin de semana pasado.

Santiago Nieto llegó a la UIF en 2018, en la actual administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, precedido de una licenciatura en derecho por la Universidad Autónoma de Querétaro y un doctorado en derecho con mención honorífica por la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM.

Sin embargo, no es la primera vez que Nieto Castillo deja un cargo en el gobierno federal. En el sexenio anterior, el de Enrique Peña Nieto, el funcionario dejó la titularidad de la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Electorales (Fepade), tras ser despedido por “transgredir el Código de Conducta de la Procuraduría General de la República (PGR)”.

El caso explotó cuando Nieto declaró al periódico Reforma que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, lo había presionado para que declarara que era inocente en el caso donde se investiga el presunto uso de sobornos provenientes de la brasileña Odebrecht, en la campaña presidencial del presidente Enrique Peña Nieto en 2012.

Santiago Nieto asumió el control de la Fepade en 2015. Durante sus primeros tres años de trabajo en la dependencia, investigó a los exgobernadores de Veracruz y de Chihuahua, Javier y César Duarte, así como a Arturo Escobar, un alto funcionario de la Secretaría de Gobernación.

En octubre de 2017, el encargado de despacho de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, exigió a Santiago Nieto la renuncia a su cargo por haber trasgredido normas de conducta en esa instancia.

La respuesta entonces de Santiago Nieto fue argumentar la objeción de despido y permaneció una semana más en esa disputa con su superior. Finalmente, cedió a la presión del gobierno de Enrique Peña Nieto y aceptó retirarse, una vez que se había generado una polémica en los medios de comunicación.

Ahora, después de conocerse los pormenores de su boda en Antigua, Guatemala, presentó su renuncia al cargo en la UIF, misma que le fue aceptada. La determinación se produce en medio de la desaprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador en torno al enlace matrimonial con Carla Humphrey.

En su conferencia matutina del lunes, el mandatario mexicano calificó de “asunto escandaloso” la boda de los altos funcionarios, tras la cual dimitió también la secretaria de Turismo de Ciudad de México, Paola Félix, por haber ido en un avión privado con dinero en efectivo no declarado.

Santiago Nieto Castillo, quien asumió el cargo en la UIF desde el 1 de diciembre de 2018, fue cuestionado tras los invitados a su boda: empresarios, políticos panistas y funcionarios del gobierno asistieron a la ceremonia organizada en la ciudad colonial guatemalteca, la cual derivó en un escándalo mediático.

En su cuenta de Twitter, Santiago Nieto difundió un mensaje en su cuenta de Twitter: “Antes de que pudiera afectarse al proyecto, por las críticas derivadas de actos de terceros relacionados con un evento personal y transparente, preferí presentar mi renuncia como titular de la #UIF. Mi lealtad es con el Presidente @lopezobrador_. Mi amor para @C_Humphrey_J“.

Ver Fuente: el financiero