Tras la revocación de la autorización por parte de las autoridades financieras a Accendo Banco (AB) para operar como institución de crédito, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Procuraduría Fiscal de la Federación (PFF) iniciaron acciones en contra de los principales dueños.
 
Bloquearon las cuentas bancarias del presidente del consejo y director general, Francisco Javier Reyes, Luis Ricardo y Óscar Alonso, dos de sus hermanos por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita.
 
Ambos, frente a la acción de las autoridades, solicitaron amparos para liberar sus cuentas.

El amparo de Luis Ricardo Reyes de la Campa, quien se ha desempeñado como secretario en las Asambleas Generales de Accionistas del banco desde febrero de 2020, fue admitido por el juez Noveno de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, quien le concedió una suspensión provisional contra el bloqueo.

Mientras que el amparo de Óscarscar Alonso Reyes de la Campa, director de Administración y Control de Gestión de Accendo, fue radicado en el Juzgado Tercero en la materia quien le requirió aclarar su demanda.

En el 2016, Carlos Djemal, quien era uno de los principales socios de AB, fue detenido en Estados Unidos, precisamente acusado de lavado de dinero.
 
Fuentes consultadas confirmaron que se están haciendo investigaciones al actualizarse los delitos financieros en los que pudieron haber incurrido los principales dueños del banco que hoy fue intervenido por incumplir en las normas de capitalización y por diversas irregularidades.

También se les está investigando por presunta defraudación fiscal en perjuicio del erario público.
 
Entre marzo y septiembre del 2021, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) realizó diversas acciones de supervisión ante dicho banco en las cuales se determinaron incumplimientos regulatorios con relación a su liquidez y capital.

De lo más relevante fue la presencia reiterada de los niveles de coeficiente de cobertura de liquidez por debajo del mínimo regulatorio, y la integración al capital de 642 millones de pesos como aportaciones para futuros aumentos de capital sin reunir los requisitos normativos para ser considerados como tales, por lo que debieron reconocidos como un pasivo y no como capital.
 
Asimismo incurrió en la omisión de descontar del capital el monto determinado conforme a la regulación aplicable que correspondía a operaciones a cargo de personas relacionadas relevantes por 370 millones de pesos, celebrados por la institución.

Realizó descuentos de capital no reconocidos como pagos anticipados mayores a un año por 88 millones de pesos y activos intangibles por 70 millones de pesos.
 
El 22 de septiembre pasado después de que el banco manifestó ante la CNBV lo que su derecho convino, se le requirió como medidas correctivas realizar los ajustes a sus registros contables en un plazo establecido en la ley por un monto de mil 13 millones de pesos.

Después Banco de México realizó el cómputo del índice de capitalización y comunicó que resultó inferior al límite regulatorio que fue notificada al banco que tiene como causal la revocación para operar como banca múltiple.
 
No corrigió ni desvirtuó los hechos, por lo que la CNBV en su sesión autorizó la revocación.

El amparo de Luis Ricardo Reyes de la Campa, quien se ha desempeñado como secretario en las Asambleas Generales de Accionistas del banco desde febrero de 2020, fue admitido por el juez Noveno de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México quien le concedió una suspensión provisional contra el bloqueo.

Francisco Javier Reyes presentó su renuncia a la dirección general del banco desde el 23 de septiembre y con efectos a partir del 16 de octubre.

Ver Fuente: el universal