El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) ha visto un incremento reciente de casos donde se lava dinero producto de la corrupción mediante el uso de personas morales, por lo que indicó que es necesario aplicar sus 40 recomendaciones poder evitar el blanqueo de dinero, proveniente de dicho delito, en estas estructuras.

Al participar en el sexto Foro Anticorrupción, organizado por la Asociación Mexicana de Contadores Públicos, Colegio Profesional en el Distrito Federal, Elisa de Anda Madrazo, vicepresidenta del GAFI, indicó que, para los funcionarios corruptos, las personas morales son muy atractivas para lavar sus fondos, debido a las capas legales que hacen que se dificulte la identificación del beneficiario final.

“En los casos que vemos en el GAFI y que hemos analizado, vemos que los funcionarios corruptos comúnmente lavan el producto mediante el establecimiento de sociedades y personas jurídicas (personas morales) o acuerdos legales (fideicomisos) para evitar ser detectados y poder disfrazar el origen de los fondos”, apuntó De Anda Madrazo, quien también es funcionaria de la Secretaría de Hacienda en México.

De acuerdo con la vicepresidenta del GAFI, para evitar que las personas morales sean mal utilizadas para lavar dinero de actos de corrupción, es necesario que las autoridades de los países tengan acceso a información adecuada, actualizada y precisa, que identifique no sólo a los accionistas de estas estructuras, sino también a los propietarios reales.

“En el GAFI pedimos, dentro de nuestras recomendaciones, que se tomen todas las medidas para evitar el uso indebido de estas personas morales y asegurar así que la autoridad tenga todo el acceso a la información adecuada, actualizada y precisa…Todas las empresas que se crean en un país deben de estar registradas y como mínimo, conservar un conjunto básico de información en su registro”, apuntó De Anda Madrazo.

La funcionaria del GAFI comentó que también las naciones deben de tener una regulación respecto a los fideicomisos, para que puedan brindar a las autoridades la información suficiente respecto al beneficiario real.

“Por lo que respecta a los fideicomisos, se pide que los fideicomisarios mantengan información adecuada, precisa y actualizada sobre la identidad del fideicomitente, del fideicomisario, de los beneficiarios o las clases de beneficiario”, acotó.

De Anda Madrazo destacó que la recomendación número 26 del GAFI es tajante respecto a cómo las autoridades deben de poder atacar los actos de corrupción, sin que sean manipuladas por los funcionarios que realizan estas actividades ilícitas.

El GAFI es el organismo intergubernamental que emite las recomendaciones y lineamientos para prevenir y combatir el lavado de dinero a nivel global. Los discursos más recientes de los funcionarios de dicho órgano han tenido que ver con cómo mejorar la identificación del beneficiario final.

Ver Fuente: El economista